Corolario 2 (mis zapatos)

Vivir es la cosa más rara del mundo; la mayoría de la gente sólo existe.

Oscar Wilde

Durante mucho tiempo me he estado preguntando cosas, como cualquiera lo hace, o debería hacer. He reflexionado en el concepto de vivir; todos sabemos qué es, pero ¿Te has puesto a pensarlo detenidamente?, espero que si. Por otro lado; ha pasado mucho en el mundo por estos días, y no digo en mi vida. El mundo si que está en una montana rusa.

Me tomaré  la molestia e incluso la osadía de escribir sobre ciertas cosas, en las cuales tengo poca experiencia, como vivir o viajar. No se si esto es acaso ir más allá de nuestras posibilidades como libre pensador, ¿Pero que seria de nuestras reflexiones si no son compartidas?.

Una ducha, estar sentado en el wc, caminar, mirar la tele, comer, conducir, la montaña, el silencio, surfear, pintar, estar frente a la maquina de escribir, hablar solo, nadar; cualquier acción es buen momento de reflexión, cada quién tiene su manera de hacerlo.

 

Yo me inclino por Caminar aunque me funciona también moverme (cualquier medio de transporte, mientras más tarde en llegar, mejor), y para aclarar ideas Hablar en voz alta y una ducha de agua fría.

Algunas veces, o todas diría yo, necesitamos vivir cierto tipo de experiencias en carne propia para tener las bases suficientes para comentar, esto no quiere decir que sin haber vivido esas experiencias no seamos capaces de comentarlas, o pensarlas pero muchas veces pensamos desde hipótesis y no hechos. Muchas veces no deberíamos hablar como si fuese una razón absoluta de que se siente hacer el amor, matar una persona, o ser inmigrante si no has pasado por ello.
Volviendo al tema de vivir, para ti o para mí tiene múltiples significados,  dependiendo de tus experiencia en la vida. Te hayas mudado mil veces, eres de Groenlandia, Chipre, o Saharahui; has vivido guerras; hablas 3 idiomas o dialectos; seas de la raza que seas, somos iguales, pero podemos pensar distinto. Por lo tanto, los conceptos de vida que tenemos pueden ser algo idílicos, inefables, como también trascendentales.

No busco tu aprobación ni influir sobre ti, me sentiré satisfecho si a partir de ahora comienzas a investigar todo por ti mismo.
Bruce Lee


¿Qué es para mí: Vivir, Hogar y Lugar como un tridente de conceptos relacionados?

Viajar o ser turista // Pienso y luego existo // El huevo o la gallina. Pensamientos sobran, pero reflexiones contadas. Cuánto tiempo ha de pasar para que al contar algo, o reflexionar en un tema, dejarás de sentirte atrevido o desafiante por indagar en él. Partiendo de las premisas de provenir de nuestro mundito egocéntrico  y occidental, claro está. Podemos resumir estos conceptos fácilmente, pero puede ser porque intrínsecamente los tenemos asumidos en nuestro subconsciente social.

Tener un horario, una rutina, un trabajo, una hora de comer, otra de dormir, un supermercado, una guardería, un kiosco de periódicos, una persona pidiendo en la calle, un chicle pegado en la acera, un semáforo que cruzar, un autobús que has perdido, una bicicleta robada, un músico tocando en la estación, una pareja que se manosea, una doña con bastón, un perro que mea tu zapato, un tipo tirando basura al suelo.

Un cigarrillo humeante, un callejón putrefacto,  una taberna sin letras de neón rojas, un borracho en la entrada de tu edificio, unas sonrisas en el ascensor, una monja en el cementerio, un vomito en un rincón, un vendedor ambulante, tres colegialas cantando, un claxon irritante, un señor desde el balcón que observa, unas palomas cagadoras, móvil sin batería, un motorizado temerario, un niño que llora.

Una hora pico, un tipo con maletín, unos tacones apurados, un autobús de retraso, un vendedor ambulante, un bandido al asecho, una multa en el parabrisas, un taxi que se come la luz, una lluvia sorpresa, unas curvas embriagadoras, una barba de leñador, tres alarmas y no poder despertar, cuarenta de fiebre, una canción contagiosa, fregar los platos, una familia que te ama, unos amigos geniales, el tranvía rechinando.

Tomarte de la mano, despedirte en la estación, hacer el desayuno, sacar al perro, felicitarte en tu cumpleaños, soñar despiertos, enviarte un mensaje de buenas noches si estamos lejos, darte besos sin aviso, tomarte fotos, olerte todo el día, dar un paseo juntos, ir a la playa, comprar tu dulce favorito, ir al cine, regalarte caricias, viajar juntos, ir a festivales de música, escuchar tu voz, olerte otra vez, no parar de sonreír, ser feliz. 

Es lo que comúnmente conocemos como vivir, pero ¿cuanto tiempo tiene que haber pasado para considerar haber vivido en un lugar determinado?; ¿acaso haber estado viajando por Francia dos meses puede considerarse haber vivido en Francia?, ¿haber estado una semana en una furgoneta con una perra salchicha y su dueña en un camping puede considerarse haber vivido en una furgo?, ¿acaso haber estado muchos días de viaje puede considerarse haber vivido viajando?, ¿quizá podría también ser, haber estado 20 días arrimado en casa de amigos durmiendo en un colchón? ¿entonces haber pasado 3 semanas en un hostel haciendo de voluntario puede considerarse haber vivido allí? ¿Dormir a la intemperie en tienda de campaña por casi veinte días podría ser, haber vivido allí?

Puede que algunas de estás experiencias algunos la consideren haber vivido en ciertos lugares, o no. Pero entonces definiendo vivir después de una larga caminata nocturna, a esta altura de mi vida podría decir que es: estar en un lugar establecido (entiéndase por establecer: familiarizarse con el entorno) por un determinado periodo de tiempo, manteniéndose vivo.

Hablando un poco más abstracto, podría considerar vivir como un estado mental,  lo que haces por no morir, y llamo estado mental a ese inconsciente que dentro de nosotros nos vincula a una visita a un lugar, sabiendo que tienes tu verdadero lugar es otro, ajeno al que vas.

Y es por eso que ir a la playa un fin de semana, con lo justo para pasar un par de días, y luego regresar a tu casa/ hogar, no se considera haber vivido en la playa, o ¿si?

 

La vida es tan corta y el oficio de vivir tan difícil, que cuando uno empieza a aprenderlo, ya hay que morirse.
Ernesto Sábato

 


Ah! si, debería hablar un poquito de Croacia y la experiencia, pero no me apetece mucho en esta publicación recordemos que he dicho que cambiaría la dinámica (contare más en las siguientes publicaciones de la serie En mis zapatos) por ende, resumiré diciendo:

Una loca del ambientador floral, 5 porreros insaciables, una perra sorda albina y otra que solo se deja acariciar frente a su dueña, una estampida de nacionalidades, huéspedes fijos, llaves maestras, situaciones extrañas. Un tipo que salta de la ventana, un cocinero cabrón, tardes de baloncesto, cenas internacionales. Y el poder latino en la limpieza del hostel. Repetiría sin dudarlo, porque cuando crees que no podría sorprenderte más, aparece algo que lo hace.


 

Entonces,

¿En que momento puedo decir, yo he vivido allí?

¿Tengo que saber el nombre de todas las calles, conocerme el mapa del lugar, hablar el idioma, tener un mínimo de tiempo en un mismo espacio?, ¿Quizás algunos amigos, un familiar, algún conocido al menos, pasar tu tiempo en un sitio haciendo cosas de persona citadina?

¿Vivir es despertar, comer, dormir?, ¿Acaso vivir es tener un lugar fijo que certifique tu estadía en un lugar?, ¿Es estar moviéndose o quieto?, ¿Pagar luz, agua, teléfono?, ¿Tener una cama, un comedor, una televisión, un baño, una mascota, un papel que diga que tu nombre esta asociado a una dirección  postal?

Si vivo sedentario por ejemplo es porque tengo una casa, un dormitorio, una cueva, llamemos habitáculo donde al menos yo estoy, y mantengo mi corazón latiendo.

Pero y si soy nómada, no conozco el idioma y me muevo por circunstancias diferentes al turismo, entonces ¿donde vivo? ¿En la ruta? ¿Vivo viajando, en una tienda de campaña?, ¿o solo sobrevivo?.

A fin de cuentas,  vivir puede ser: acostumbrarme a hacer cosas diariamente,; beber agua, olvidar comprar papel higiénico, perder el autobús, comprar cereales, tener un restaurante  preferido, querer  llegar a casa en la noche para tener tiempo de relax, alguna tarea para la universidad de última hora, saber el horario del transporte público, tener el derecho a votar y aun así no hacerlo.

Mi obsesión siempre ha sido con el tiempo, el tiempo que no es nuestro y se agota, cada vez más rápido por la cantidad de cosas que queremos hacer, con respecto a la cantidad que no logramos realizar, sumado a ello, la horrorosa idea de morir cuando menos te lo esperas.

Carpe Diem, Memento Mori:
aprovecha el momento, recuerda que morirás. 


 

Vivir para recordar vivir

Vivir para echar de menos tu vida cuando estas en otro lugar //
para echar de menos tu zona de confort.
Una excusa para no estirar la pata.

Es quizás ir caminando por la calle  y que te parezca normal una persona con el cabello fluorescente, detenerte para contemplarlo, y a los pocos segundos ver una persona mayor agitando si cabeza en gesto de desaprobación.

Un sótano, un bunquer, siendo feliz, o triste, en un barco, en una isla, en el bosque o desierto, comiendo, debajo de un puente. Todos queremos que sea placentero, aunque no pueda serlo.  Pero al fin y al cabo es vivir, y no es mejor ni peor a menos que tu no quieras que sea así,  no luches por cambiarlo; pero ¿que pasa con los que no tienen como hacer el cambio? quizás desde un principio debí darme cuenta de ello, y no debí haber escrito nada.

Si viajas a lugares donde la vida es distinta a la tuya, te vas a dar cuenta que hay algo más afuera de la caverna que no sale en las noticias ni las postales, las revistas o los paquetes turísticos. 

Sin embargo, tu curioso explorador, no te equivoques con mis palabras, solo viaja como quieras, pero viaja y reflexiona de la vida, el camino, y lo que aprendemos cuando salimos de la zona de confort. Al menos viaja dos veces al año a donde no hayas ido antes, el mundo, tus ojos y tu mente lo necesitan para crecer.

GDZ

 

Para concluir esta primera parte de mis zapatos andados, dejo unas fotografías de este tramo de camino. Que solas cuentan historias mejor que yo.

 

2015-11-06 18.31.59
Zagreb-Croacia   Entrada de un edificio a las afueras de la ciudad

 

2015-11-06 14.54.47
Zagreb-Croacia  Cafeteria del Hostel

 

2015-11-02 14.59.15
Zagreb-Croacia  Cementerio

 

2015-11-02 15.08.13
Zagreb-Croacia   Cementerio

 

2015-10-31 17.22.55
Zagreb-Croacia  De la serie: estelas nocturnas

 

2015-10-31 17.04.36
Zagreb-Croacia  Vista a la catedral
2015-11-01 08.36.00
Zagreb-Croacia   Desde el tranvia Con la app Cartoon Camera

 

2015-11-01 08.37.33
Zagreb-Croacia  Desde el tranvia  Con la app Cartoon Camera

 

2015-11-01 09.49.40
Zagreb-Croacia  Vista desde el estadium del dinamo al parque Maksimir

 

2015-10-28 12.55.45
Zagreb-Croacia

 

2015-10-30 17.47.07
Zagreb-Croacia

 

2015-11-17 12.36.39
Zagreb-Croacia  Tuk-Tuk en una de las habitaciones del hostel

 

PD: Reflexiones del 1/10/15 hasta nuestros días. (España, Croacia, Eslovenia).

 GDZ.

Anuncios

2 comentarios en “Corolario 2 (mis zapatos)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s