Destino Mont Saint Michel

Fabien me dejó en un punto estratégico a las afueras de Rennes, luego de haber pasado la tarde con Valentine, otra amiga que conocimos en su intercambio en Valencia estudiando medicina; paseamos los 3 por Rennes,  fuimos a ver una exposición de fotos en la biblioteca de la universidad, luego fuimos a turistear guiados por Valentine, e improvisamos entrar a un espacio cultural con tres obras conceptuales que para que describirlas si el propio artista seguro que no las entendía tampoco, pero lo que si me arrepiento es de no haberle echo una foto a quien estaba cuidando la sala. Espero volver a Rennes y encontrarle.

Desde que llegue a Nantes he visto unos cuantos rostros que me piden ser fotografiados, y no lo he hecho, sigue una pizca de vergüenza en mi, y eso hay que eliminarlo, tengo que aprender a pedir las cosas, que me interesan y no sentir que molesto a los demás.

Pasamos la tarde riéndonos y soltando cuentos y anécdotas de Valencia, pedimos unos batidos deliciosos en un lugar llamado “Le Haricot Rouge”. Y aunque no estaba en la carta yo pregunte si podía mezclar leche, banana y coco, aceptaron mi sugerencia, y el señor de la mesa de al lado me dijo que el se iba a aventurar a pedir uno así también, nos alegramos por él. Fabien como era de esperarse pidió uno de menta con chocolate la combinación favorita de bif, la cual yo le critico con asco solo para gastarle una broma por su eterna obsesión, en cambio Valentine se pidió uno de fresa con jengibre y algo más muy bueno también.

_DSC0188
foto tomada por Fabien de Valentine

Me hallaba de pie en la ruta, con destino a Mont Saint Michel en Normandía baja (podría hablar de los detalles técnicos, geográficos, atmosféricos, la conexión religiosa del lugar, pero aquí trato de picarte e interesarte a que busques, e investigues más allá de lo que yo te puedo contar de la información que recopile en todo internet o de mi la experiencia que viví; al fin y al cabo tu experiencia será distinta a la mía. Este como muchos otros es un sitio bastante turístico, y no lo elegí por eso, de hecho no he elegido los sitios a los que he ido durante mi vuelta a Francia por su importancia turística, sino por lo  me sugiera el camino, suena quizás tonto, pero viajo lento y tranquilo, no tengo nadie que me espera desesperadamente, tampoco un trabajo, tampoco las vacaciones se me van a acabar entonces ¿para qué apurarme?, lo que si es importante son los paisajes que me pueda ofrecer el camino, el destino es opcional.

_DSC0213

Durante todo el camino que he hecho siempre había querido que me levantaran toda clase de personas razas, sexos, edades, y clases sociales, que no haya limitaciones, pero de momento me estaba preguntando porque no me había levantado nadie de piel oscura. Luego de un auto que me llevo unos 30km, me levantó una chica con su hija de unos 6 años, ella era de Mayotte una pequeña isla en África entre Madagascar y África del sur, ¡bingo! Ese día por fin sucedió. Es una pena no haber tenido un idioma en común con suficiente vocabulario para hablar ya que estábamos bastante interesados en la vida que estaba teniendo el otro. Aun así se desvió un par de kilómetros para dejarme en un buen punto y hacer auto-stop, nos despedimos con un abrazo, y seguro ella se quedo pensando en mil cosas como yo lo hice. Tenia mi edad y repito tenia una hija de 6, ¿que hacia con su vida?, ¿tendría alguien para ayudarla?, ¿estaba lejos de casa sola?… Las incógnitas quedaran allí grabadas en mi memoria, como su cara dulce y optimista.

Me faltaban 30km para llegar a mi destino y me levanto un señor alto, blanco, de unos 48 años, que solo me hablo para decirme que me podía llevar 20km según lo que le entendí. Tenia una barba perfectamente cortada y alineada y un pequeño rasguño de la afeitadora con sangre seca entre el pómulo y la oreja derecha. Me monte en el coche y me di cuenta de que me daba un poco de miedo.

El coche olía penetrantemente a cigarrillo, incluso el cenicero improvisado lo delataba, a 3 minutos de comenzar el trayecto encendió uno con nerviosismo y las ventanas arriba, yo por mi parte tragué saliva y me poseyó el espíritu de una persona dentro de la caverna con mas miedos de los que normalmente podría tener, es natural sentir miedo, pero también mi subconsciente razonable y las películas de terror que nunca he visto, sumadas al millón de susurros que se oían en mi mente:  de esta no saldrás vivo, te va a secuestrar, quitara tus órganos y los venderá en algún país de Asia, estas jodido Michel, fue bonito mientras duró.

Cuando se supone que íbamos llegando al lugar donde me debía dejar, sin mediar palabras, una seriedad de agente de inmigración, y 2 cigarrillos más, avistó un letrero que señalaba con una flecha siga derecho para el camino a Mont Saint Michel, el señor giro a la izquierda y se metió a un pueblo mientras empezaba mí taquicardia; trate de calmarme pensando que estaba buscando un sitio para aparcar, 100mts, 200mts, 500mts, mientras pensaba que si había gente por la calle no iba a pasar nada, ¡zas! Cruzó a la derecha y se metió por un callejón, yo estaba respirando pausado y hondo como si eso me fuese ayudar contra una puñalada repentina, o algún pañuelo lleno de cloroformo.

Avanzamos por esa calle unos 150 metros mientras yo colocaba una sonrisa forzada y estúpida en mi rostro para no demostrar que estaba cagado hasta arriba y pensaba en abrir la puerta para lanzarme, pero justo cuando creí que se iba a poner peor, cruzó de nuevo a la derecha y salimos a la carretera principal pero en sentido contrario (el señor estaba dando la vuelta para dejarme en una gasolinera y regresar a su destino). Me señalo mi camino con la mano y se despido con una sonrisa y deseando buen viaje. Después de todo cada quien se monta su película en la cabeza impulsado por los miedos sociales de la desconfianza y prejuicios.

Llegué a Mont Saint Michel y aquí es cuando dejaré que las imágenes hablen solas, porque a veces las cosas impresionantes no necesitan explicaciones.

_DSC0235

_DSC0195
algo que no he comentado, es que el Monte San Michel es una isla, y estas compuertas que vemos aquí controlan la marea alta o baja del puente que separa la isla de tierra firme que serán unos 3km aprox.
_DSC0204
esto es lo que he venido a buscar a este lugar, esto es Mont Saint Michel

_DSC0197

Unas cuantas más dentro del Fuerte donde esta el pueblo.

_DSC0244
_DSC0258

_DSC0262
hasta la iglesia, y más allá
_DSC0273
es posible viajar al futuro y verte en tu mismo tiempo y espacio, ya me paso una vez en Mallorca, y esta vez fue en Mont Saint Michel 🙂

_DSC0257

_DSC0252

_DSC0253

_DSC0275
solo me quejare de la caja de zapatos con ruedas que hacia mas gris el paisaje, perdón, el autobus..

Obvio no podía dejar pasar la oportunidad de acampar allí.

_DSC0221

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s