Sorpresas del auto-stop

Un nuevo día asomaba en mi reloj biológico, después de todas estas mini experiencias, de días largos con caminatas como peregrino, y aventuras divertidas de contar en alguna cena, cabe destacar que en efecto mi dieta había sido: pan, frutas, jamón ibérico, frutos secos y agua; por no hablar de la ausencia de ducha.

Brillaba el sol a lo alto del cielo azul, un día muy playero, ahora que lo pienso. Luego de preguntarle a una cajera del supermercado como llegar a la carretera principal de Biarritz, ver el mapa, intentar ser mas listo que la cajera y saltarme las calles, llegue a una carretera que no era exactamente la que ella decía, sin embargo pasados 11 minutos de sonreír y extender el brazo, un chico me levanto de la ruta. Y aunque no se dirigía a Bordeaux como yo tenia planeado, me dejó en la entrada de un peaje a 10 minutos de donde me había levantado. Que realmente no se al final si era una buena idea y aquí expondré el caso.

-“Primero nos situaremos en imaginar una gran rotonda/redoma con múltiples salidas, una de ellas da a un área con algunas tiendas (un horno de panes y dulces con venta al público, una ferretería, venta de neumáticos, etc), otras 2 o 3 creo recordar daban a direcciones de ruta. En 1 de esas hay un peaje a 100 mts a penas entrar en esa salida de rotonda, y allí había un autoestopista muy agradable, hippie, rastaman, muy perroflauta se dice en España, para entendernos en Latinoamérica diré: un chico de los que hace malabares en los semáforos. Yo no soy experto en hacer autostop, pero pienso que si estas intentando hacerlo, por desgracia o virtud hay ciertos códigos que las personas que van en coche evalúan antes de montar a un extraño con ellos y llevarlos a algún sitio, por muy buena intención que puedan tener ambos, pienso que no parecer aseado es como tener un hacha en la mano ensangrentada. Tienes menos probabilidades de que te lleven, aunque eso no quiere decir que no te vayan a llevar. Siempre alguien te levanta de la carretera”.-

image

Este chico (estoy empezando a pensar que soy malo para recordar los nombres), antes de yo llegar, tenia 3 horas esperando a que lo levantaran de la ruta. Iba a Barcelona, y luego a Marruecos, me pude haber quedado hablando más pero eran las 13 horas y me parecía tarde para hacer autostop, así que decidí colocarme 10 mts de su punto y aplicar el protocolo de pingüino de Madagascar (lindos y gorditos), sonreí y levante mi brazo con un cartel que ponía mi destino por un lado y por otro lado ponía: al norte.

Pasó una hora y poco, y nada que algún coche paraba ni hacia amago de parar, a veces algunos conductores sonreían; otros hacían señas de “no hay espacio”; otros señas con del dedo diciendo “no”; también están los que ignoran; y mis preferidos hasta ahora son los que se disculpan y te dicen que no van en esa dirección con señales gestuales, y aunque sea mentira me hacen sentir bien porque dan la idea de que te llevarían.

Está claro de que algo estaba pasando, y comencé a pensar que de alguna manera el punto donde estaba esperando no era bueno, sumado a esto, éramos dos autoestopistas en el mismo punto aunque con diferentes destinos, así que decidí tomarme un descanso del sol e ir a ese horno de pan que había visto, comprar agua, y quizás algún pan dulce que me animara de nuevo, me despedí de mi compañero, le desee suerte por si lo levantaban y me fui deseando que de verdad lo levantaran de la ruta y me dejase ese espacio para mi solo.

Una vez en el horno compre agua y un pan salado, pensé que no debía ser caprichoso con el dulce, hable con la chica que atendía par de cosas, fui al baño y al volver pagué, tome lo que compré y la chica sonriente me dijo: Bon voyage, y me dio mi compra con un pan dulce relleno de chocolate gratis para el camino. Hay personas que leen el pensamiento o ven tu cara de baboso muerto de hambre. Sonreí agradecido pensando en ese gesto bondadoso y desinteresado de una total desconocida, y me marche de nuevo a la ruta.

Llegue de nuevo, y el rastaman seguía allí, llevaba 4 horas y algo. Le ofrecí agua fría, y lo agradeció como si fuese elixir en un cáliz sagrado, y quien no lo haría bajo ese sol. Coloque de nuevo mi mochila sobre el asfalto, y recordé que no había tomado el remedio para la tos, como estaba llegando de nuevo decidí que era buen momento para buscarlo y tomar. Mientras lo guardaba de nuevo una Camper van blanca paró a mi lado y pensé que rastaman había tenido suerte, él se acercó rápidamente mientras yo cerraba mi mochila, intercambio unas palabras y me quede mirándolo con alegría. Una chica conducía y tenia apariencia de Janis Joplin, le dijo que no iba al sur, sino dirección norte. A lo que rastaman me hizo señas y comentó que yo iba en esa dirección.

IMG_0519-0

Cinco Minutos más tarde, luego de despedirme de mi compañero y darle las gracias, y buena suerte, estaba de copiloto en ese Pegaso blanco “Volkswagen t4 auto-sleeper” salvador.

image
Josie es Inglesa y como todo acento británico para mis oídos, fue hipnotizante al principio. Venia de Alicante-España, había hecho una parada en Biarritz por trabajo, y viaja con una perrita salchicha bastante gruñona (según Josie es porque además de ser antipática está en celo) llamada Navy que es nacida en Murcia-España.

image

Josie se dirigia a Hossegor para comprar una tabla de surf ya que iba a encontrarse con un amigo en Vieux-Boucau-les-Bains luego, donde hay un camping para familias que pueden ir con su auto caravana, tiendas de campaña, o alquilar una cabaña y pasar un verano con mas personas que comparten esas mismas aficiones. Este camping “Les Sableres” está al lado de la playa, solo está separado por dunas de arenas las cuales está prohibido subir a ellas. Dentro de este camping hay varios grupos diferentes de surf camp, entre ellos uno de holandeses donde esta Thomas, el amigo fotógrafo de Josie, al que iba a visitar.

image

Mientras íbamos por el camino hasta Hossegor, le conté mis ideas de planes para esos días, y entre una cosa y otra ella me invito a pasar algunos días con ellos. Una oferta bastante tentadora dado que su Camper van es una casa prácticamente, solo le falta el baño. Mientras pasaba el tiempo compartiendo con este par de personajes iba pensando en que no tengo plan cerrado, y que esto que estaba pasando es parte de la ruta, no podía desperdiciar la oportunidad de ir a un camping, ni de dormir en la furgoneta, ni de ver un surf camp en persona. Así que acepte su amable invitación, para tener compañeros de habitación por unos días antes de decidir cual seria mi siguiente paso.

image

Anuncios

Un comentario en “Sorpresas del auto-stop

  1. ya tu lista de conocidos y experiencias van aumentando, asi que pronto espero continues montando fotos de lugares visitados para disfrutar de ellos, que tengas feliz viaje en todos eso lugares

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s