El día que acampé en Biarritz

Caia la tarde y con ella mis posibilidades de encontrar un anfitrión en couchsurfing; me carcomía por dentro pensar de nuevo que tenia que dormir en la calle. Las calles estaban llenas de personas, pero como saber quienes son turistas; y por otro lado como tener la cara tan dura para preguntarle a alguien si me deja acampar en su jardín. Vi una vez más el mapa y empecé a pensar en que si tenia que dormir de nuevo en la calle, decidiría  con tiempo el lugar. Así que busque las áreas verdes del mapa, asumiendo mi resignación de dormir por ahí.
De todas las áreas verdes que pude divisar en el mapa fui a la que me parecía más apropiada (cabe destacar que es un lugar muy turístico, y claro, en cualquier lado iban a haber personas) era cerca del faro, estaba en una especie de colina a lo alto de la ciudad, en un banco sentado viendo el mar, y pensando en que lugar de esos jardines podía acampar, tenia que ser poco visible pero tampoco tan escondido, porque sino algún otro vagabundo podría invadir mi campamento. Estuve allí sentado esperando que el sol bajase, y los turistas se fueran a cenar, mientras tanto leía un libro que mi amigo Carles me dio el ultimo día que nos vimos, “el viajero y su sombra”.

_DSC0141

Pasaron 3 horas y yo allí en el banco sentado, contemplando el paisaje, los turistas curiosos a mi alrededor viendo mi mochila e incluso una mujer mayor se sentó a mi lado a contemplar las vistas que yo veía cuando paraba de leer. Eran las 21horas y el sol seguía en el mismo siti,o así que me levanté y comencé a ver colina abajo donde hay unos caminos que llevan al faro por el acantilado que daba con el mar, probablemente ese era mi punto estratégico.

_DSC0138

Ahora mi mente estaba en paz conmigo mismo, era una tarde de acampada, por lo tanto, mi único temor era que la policía me multara, mas no la cama donde dormir. Caminando encontre una especie de plaza entre los arboles que me cubría perfectamente de la gente del faro, y tambien de los edificios a mi espalda, solo una persona que fuese a la plaza podría saber que alguien acampaba allí, arme mi tienda de campaña y sucumbí a los brazos de mi saco de dormir que me llamaba con cánticos y hadas del sueño.

_DSC0137

Eran las 23:39 cuando empece a soñar en francés palabras que no entendía su significado, y cada vez las oía más cercanas; comencé a sospechar que había salido del estado de hibernación y entrado en el estado de alerta. Abrí los ojos y las voces seguían, no estaba soñando, hay alguién fuera de la tienda, probablemente 2 personas de cuarenta y pocos, hombre o mujer, no me quedó claro, pero como no entendía nada, pensé que era la policías o dos vagabundos con un hacha, quizá algún payaso asesino con un palo de jockey; y como en toda película de terror, el que tiene las de perder obviamente sale a explorar. Lentamente abrí el cierre de la tienda, pero mis voyeuristas vecinos estaban más asustados que yo y salieron corriendo escaleras arriba.

_DSC0136

La mañana siguiente mi revelación fue, recoge rápido todo, anda al centro, pregunta como llegar a la carretera principal y vete a Bordeaux también en el sur de Francia, pero al ser más grande pensé que quizás podría encontrar más opciones de couchsurfer y así conocer gente local, y comenzar a aprender francés.

Mientras recogía, llegó un grupo de mochileros (4) franceses y me preguntaron si había dormido allí, les conteste que si, y se emocionaron, quizás más que yo, quien estaba pensando en la policia todavia.

Nota mental: volver a Biarritz y conocerla de verdad.
Continuará…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s